Somos como Viajamos

Compartí con nosotros el camino hacia nuestro sueño: viajar en bicicleta por la ruta 40, desde Ushuaia a La Quiaca!!!

Veo veo: “Aquella que fui…. ésta que soy”

9 comentarios

Foto: Erik Johansson

Vida estable y sedentaria, donde nada parecía cambiar, donde todo se volvía monótono. El acostumbramiento poco a poco comenzaba a impregnarse en mi piel. Tal vez me dejé convencer de que así era e intenté coexistir bajo ese personaje, moldeado y tallado desde pequeña, a imagen y semejanza de lo que suponía debía de ser. Pasado el tiempo, el único resultado fue que no era feliz, y atiné a culpar a quién cerca mío estaba. Luego comprendí, que intentar encajar en el modelo culturalmente impuesto equivalía a no serme fiel a mí misma, y si de infidelidades se trata, esa sostengo que es la peor. Me acerqué entonces a esa pared de cristal, que separaba lo socialmente correcto y yo, la que era de la que soy. Esa pared de cristal, frágil, pero difícil de traspasar, con la que me rodeaba y me encerraba, la que yo misma creía imposible de derribar. La que contenía todo lo que tenía y había formado hasta ese momento, poco o mucho, era lo que me daba seguridad. Una seguridad que ya no quería, que me molestaba. Pronto descubrí que el cristal era ficticio, que se podía dar un paso más y que nada me iba a pasar. Fuí tomando poco a poco coraje, avanzando de a pasos lentos, firmes. El miedo, que nunca fue un impedimento para mí, persona impulsiva, apenas si se acercaba. Y así fue como atrás quedo la que era, para darle paso a la que soy. No rompí el cristal, sólo aparecí del otro lado. No por arte de magia, sino como resultado de armarme de valor y tomar decisiones, dejando atrás las opiniones ajenas. Ya no estaba dentro observando mis sueños pasarme desde lejos, sino que estaba afuera, siendo la que quería ser. Y cómo quién agradece cada cosa que le pasa en la vida, buena o mala, entendiendo que todas contribuyeron a lo que hoy soy, con mis errores y virtudes, con tantísimas cosas por aprender y mejorar, aspirando a ser cada día la mejor versión de mí misma, coloqué mis deseos y sueños anteriores, que ya no me pertenecían, que eran de la que era, junto a mi pasado, enriquecedor todo, junto a mis antiguas seguridades y estructuras, mis miedos, mis apegos, mis dolores, mis alegrías y mis viejos amores, y decidí agradecidamente dejarlos atrás, como lanzándolos todos juntos al espacio, o mejor aún, los coloqué imaginariamente en el cristal que los rodeaba, con el que me había sentido aprisionada, y los lancé a la mar, dejando que la existencia y la naturaleza, al son de los movimientos del océano, los abracé, los contenga, los mesa, o para que simplemente en la inmensidad del océano permanezcan o se pierdan, o para que algún día, en alguna costa, alguna persona, los encuentre manifestados a través de un dibujo y expresados en palabras, y que tras los cristales, pueda conocer al menos mi experiencia, mi sentir, lo que un día fuí y lo que hoy soy: una persona en constante cambio, que aprendió a que siempre debe serse fiel a sí misma… fiel a su sentir, fiel su corazón.

¿Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo Veo veo en Facebook, y por medio del hashtag #VeoVeo en Twitter y otras redes sociales. ¿Querés jugar? ¡Veo veo! ¿Qué ves?

 Podés leer otros bloggers amigos que también juegan al veoveo: Rumbeando por ahí; BatmanesAfonso brevedadesUna argentina por el mundo; Plan B viajeroMi vida un libro

Anuncios

9 pensamientos en “Veo veo: “Aquella que fui…. ésta que soy”

  1. Pingback: Veo Veo # 15: Mensaje en una botella (Versión 2.0) | planbviajero

  2. “Pronto descubrí que el cristal era ficticio, que se podía dar un paso más y que nada me iba a pasar.” Exactamente así lo viví también yo! Hermoso Veo Veo!
    Saludos
    Gabriela

  3. Si, definitivamente la fidelidad al corazón, a nuestro sentir jamás debe ser traicionado por más difícil que nos sea, encerrar lo que fuimos y soltarlo al mar en una botella!
    Abrazos!!!

  4. Pingback: Veo Veo #15 -Drifting Away | MIVIDAUNLIBRO

  5. Definitivamente me gusto mucho. Me encanta esto de las transformaciones constantes, creo que esto nos hace bien. 🙂

  6. Pingback: #Veoveo 15: Embotellada. | Una Argentina por el Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s