Somos como Viajamos

Compartí con nosotros el camino hacia nuestro sueño: viajar en bicicleta por la ruta 40, desde Ushuaia a La Quiaca!!!

Camino a Quilmes

2 comentarios

Hoy cuando me desperté, me acordé de una familia que conocimos durante el viaje. De repente, sin que nada tenga que ver con nada, ni bien abrí los ojos (o tal vez con los ojos cerrados), los pensé. Busqué mi cuaderno donde tengo anotado lo que pasó día a día, durante la travesía, y allí estaban: el día que los conocí, fue el 7/8/15, estábamos pedaleando desde Santa María (Catamarca), rumbo a Quilmes (Salta). Hacía mucho calor y naturalmente, teníamos todo el viento en contra, a lo que se le sumaba una ruta de ripio, con cerruchitos y mezcla de arena en algunas partes, y hasta un río que vadear (por suerte con poco agua por la época): una combinación poco felíz para nuestras piernas. Intentamos salir temprano de Santa María, para adelantarnos al calor del medio día, pero una entrevista radial que se dió de manera espontánea, nos hizo demorar. Esta vez, yo hice “agua” y lo dejé a Lucas hablar. A él eso le cuesta, a mí no, pero estaba muy ocupada con el protector solar vs. mis brazos y cara. La cosa es que en el camino hacia las ruinas de los Quilmes, a la altura de Fuerte Quemado, un pequeñísimo pueblito, nos detuvimos a preguntar a un señor, que estaba haciendo trabajos de albañilería, por las ruinas de ese lugar. Frenar para preguntar algo, y conocer a Don Fausto Olarte, un personaje tan particular como inolvidable, quién a  sus 77 años de edad, estaba trabajando con maseta y corta fierro en mano. Creo que la lucidez y el estado físico de ese hombre, dejaba haciendo patito a más de uno de mi edad. Su aspecto físico era sinónimo de palabras cómo esfuerzo, honestidad y trabajo. Nos contó la historia de los indios Diaguitas, de los Quilmes e incluso de los Incas, y de cómo el ser humano de hoy, no toma como ejemplos la forma de vida de aquellos que pasaron por esas tierras, y que respetaban al medio ambiente y a sus recursos. Hablábamos de todo esto, mientras teníamos a nuestro alrededor, los graffitis y carteles pegados, incluso en las propias rocas del lugar y en los árboles, de las distintas campañas políticas que se publicitaban, en vísperas de elecciones, lo que nos hacía caer en cuenta, de aquellos que trabajan para sacar al país adelante, y los otros, que no les importa nada, ni respetan a los primeros, ni a los espacios naturales, y lo único que quieren es ganar a como de lugar, tapando rocas con patéticas fotos con caras de felíz cumpleaños. Fausto, nos dejo claro su pensamiento de que lo único que puede hacer fundir a nuestro hermoso país, es la “flojera” de los argentinos. Y que la “flojera” del ser humano en sí, es lo que podría hacer hundir al mundo, (entiéndase por “personas con flojera”, a aquellas con pocas ganas de hacer las cosas por sí mismas, que esperan que todo venga de arriba, como maná del cielo). También nos señaló un viejo algarrobo que estaba ahí hace añares, firme, pero que sin embargo creció abriéndose paso entre las rocas, y sobreviviendo a difíciles épocas de sequía. Del esfuerzo que debió haber hecho ese árbol para crecer y hoy dar sombra a muchos que se sientan bajo él para aplacar el calor. Luego de una charla de algo más de una hora, se despidió, no sin antes reconocernos por nuestro esfuerzo de conocer el país en bicicleta.

Seguimos nuestro camino, hasta que el viento se volvió insostenible y ya respirábamos más tierra que aire. Llegamos hasta una escuela que estaba cerrada (por paro de maestros), y entramos por el portón del lote lindero, hasta el patio de la escuela, donde nos reparamos del viento y del sol, e incluso, con una canilla con manguera nos refrescamos todo el cuerpo. Esperamos a que calme un poco el viento y seguimos. En Quilmes, pedimos permiso para poner nuestra carpa, en una casa, que adelante tenía otra en construcción, con techo, paredes, pero sin puertas ni ventanas, ideal para nosotros! La familia vivía de sus animales y de su almacén que tenían ahí mismo y atendían entre todos. Compramos algo para tomar, pastafrola y pan casero! Nos costó que nos quieran agarrar la plata para pagarles! Luego de montar campamento, fuimos a conocer los animales que esta amable familia tenía, y conocí a Renata, una cabrita que habían adoptado como mascota y a la que le daban la leche con mamadera, súper tierna! Luego nos dieron las llaves de un baño que tenían “de más” para que podamos ducharnos, lavar algo de ropa y demás. Aceptamos gustosos la oferta y eso hicimos. Al día siguiente, nos levantamos temprano para irnos a visitar las famosas ruinas, y mientras desarmábamos todo, para luego montarlo en las bicis, la Sra. nos pregunta si íbamos a desayunar. Le contestamos que sí, que íbamos a calentar un poco de agua en nuestro calentador. Seguimos armando todo, y de repente nos llama y para nuestra felíz sorpresa, ella y su hija, no habían armado en el patio, una mesa con sillas, con todo un desayuno riquísimo servido para nosotros dos!!! Con toda naturalidad se despidieron, ya que ellas ya habían desayunado y se iban a la misa de San Cayetano. Encima nos dejaron dos dulces de membrillo caseros, de esos que tienen forma de rectángulo, con nuez adentro, para que tengamos para unos días. Quise pagarles por el desayuno y se negaron absolutamente, nos sacamos unas fotos, les regalamos unos llaveros, y le dí algo de dinero a su hija para que colabore con la iglesia a la que íban. Y se fueron, dejando todo a nuestra disposición y hasta sin cerrar la puerta de su casa. Atónitos y emocionados, aunque a esa altura no habían sucedido muchas cosas similares, frecuentes en este tipo de viajes, se acerca tímidamente un familiar de otra casa y se pone a charlar con nosotros, que ya nos íbamos. A veces sentía que la gente, no lograban entender lo que hacíamos y porque, pero sin perjuicios, y con una amable palabra o sonrisa, nos hacían sentir igualmente a gusto. Él nos dijo que los volvamos a ir a visitar algún día, ya que ellos no creían ni querían venir a nuestra ciudad, asustados por las cosas que se ven en la tele, acerca de Mar del Plata, y ni hablar de capital federal. Cuando nos despedimos, y luego de sacarle una foto, le cuento de la página web y que yo iba a subir su foto, junto a la de todas las personas que conocímos en el viaje, y me doy cuenta que él no me entendía. Era chino básico lo que yo le explicaba. Intento de nuevo y nada, hasta que al fin me dice: “Y qué es internet”? (nudo en la garganta). A la manera más rústica intento explicarle algo que a él lo tenía totalmente sin cuidado, y con un gran abrazo nos saludamos. Nosotros retomamos la ruta, ya asfaltada, mientras él nos veía partir agitando la mano. A los pocos kilómetros nos internamos en el camino de ripio que nos llevaría hasta las famosas ruinas de los indios quilmes. Silencio rotundo, lágrimas de emoción en los ojos, nudo en el estómago, y la inexplicable sensación de cariño por alguien que hace nada que conociste, el corazón lleno del amor que recibís de quién te da sinceramente lo poco que tiene sin esperar nada a cambio y la sensación de tristeza de la informal despedida, que se si bien se hace rutina en este tipo de viajes, igual tiene un dejo de sabor amargo. Seguimos en silencio unos kms más, asimilando lo felíz que se vive, lejos de cosas que otros no podrían imaginarse ya el mundo sin ellas…. y dando gracias una vez más a la vida, por la calidad de personas que existen y lo afortunados que fuimos por conocerlas.

11855671_838866952875694_892442853929371402_n

11866445_838866982875691_2426708065333206220_n

11870906_838867019542354_9035931596275234059_n

11056564_838866782875711_8954563662340173777_n

11846679_838866592875730_6335842023856733731_n

Anuncios

2 pensamientos en “Camino a Quilmes

  1. Los abrazo afectuosamente y les deseo una felices y bendecidas fiestas. Nos conocimos en la puerta de la Municipalidad de Miramar. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s