Somos como Viajamos

Compartí con nosotros el camino hacia nuestro sueño: viajar en bicicleta por la ruta 40, desde Ushuaia a La Quiaca!!!

Miedos: los tuyos, los míos, los de ellas!

Pensé que iba a ser caótico para mis seres queridos, enterarse lo que para mí misma, era una locura. Pero para mi sorpresa, ellos NO SE SORPRENDIERON. El que no se hayan sorprendido cuando les conté algo que para mí era muy loco, me dejó atónita: las respuestas por parte de mis amigas y de mis hermanas fueron todas más que positivas. Obviamente que me alegré por su reacción, pero al mismo tiempo me preocupé un poco y me pregunté: Por qué mier…. no se sorprenden? Ni caras de asombro, ni un: ¿Estás segura? o ¿Vas a poder pedalearte todo eso?  No… nada …. ellas chochas! Felices de la vida con la descabellada idea de que su amiga/hermana/prima sea tan aventurera de irse a dar una vueltita por el país en su bicicleta y con su novio!!! Días después, les pregunté por qué lo tomaban con tanta naturalidad y me dijeron algo así como que de mí no les sorprendía. ( ¿¿¿¿Tan loca estaré????? ) Intenté ponerme en sus zapatos y descubrir porque no, y obviamente las entendí.

El día que subí sóla el Uritorco. Ninguna otra persona lo visitó ese día, salvo el guía que llegó a la cumbre una hora después que yo y me tomó la foto.

Cuando subí sóla el Uritorco. Ninguna otra persona lo visitó ese día, salvo el guía que llegó a la cumbre una hora después que yo y me tomó la foto 🙂

En el curso de escalada!

Escapadita con Lucas y la mochi!

Escapadita con Lucas y la mochi!

Naturalmente y como me lo esperaba, al tiempo les surgieron algunas dudas y temores que me los fueron planteado:

Mi mejor amiga, me marcó y remarcó unas 100 veces con su dedito índice sobre el mapa, la distancia que hay entre una punta del país y la otra, en un intento de que tome conciencia del viaje que estaba soñando con hacer. De lo largo, cansador e interminable que me podría resultar y también me dejó claro que mi novio no era garantía de que no me iba a pasar nada, porque lo conoce y sabe que es muy despistado.

Mis hermanas se preocuparon más por el tránsito, por el peligro que camiones y autos podrían representar para mí que iba a ir en bicicleta, y también me aconsejaron que me cuide de los robos.

Mi mamá tuvo otros miedos para plantearme: la soledad de la ruta, la intemperie y la nada misma. Además quería saber si iba a mantener mi obra social. Quería certezas con cero por ciento de margen de error, de cómo y donde iba a dormir y quiso saber con exactitud el día en que llegaría a casa.

Una de mis primas, optó por preocuparse por los posibles asesinos seriales que podrían rondar la carpa durante la noche, mientras que mi otra prima, por cómo iba a hacer para ahorrar, y dejar ciertos gastos pagos antes de irme.

Sin embargo, a una de mis amigas, le hacía ruido puntualmente el tema de cómo yo iba a manejar mi depilación durante el viaje. Mientras otra me decía que no podía dejar de conocer Villa Langostura!

A esos planteos de lo más diversos, le sumamos la pregunta más taquillera en estos casos: Y TU TRABAJO? Lo vas a dejar? Y cuando vuelvas! Qué vas a hacer? Y la cosa no termina ahí, porque cada vez que nos juntamos, tienen alguna preguntita en la galera para hacerme saber.

Es normal que pregunten y que se preocupen, es entendible que cada una tenga sus inquietudes, porque son las personas que más me quieren. Las entiendo, porque antes que ser miedos de ellas, fueron miedos míos. Antes de apenas nombrar la posibilidad de un viaje así, yo ya me había planteado muchos de esos interrogantes, muchas de esas posibilidades. Y claro está que mi novio y yo, nos somos los Highlander del siglo XXI, ni que estamos exentos de todos los riesgos que puede tener una travesía de este tipo. Pero estamos seguros de que queremos intentarlo. Estamos seguros que siempre vamos a encontrar la manera de poder sortear las dificultades que se presenten y que el universo va a cuidar de nosotros. Confiamos mucho en nosotros mismos y en que todo va a ser como tenga que ser.

Hoy valoro mucho la excelente reacción de todas, incluso de mi mamá, y el apoyo que me dieron y me dan desde el primer día, porque realmente me aceptan como soy. Les agradezco de corazón por el aguante, el aliento, porque quieran estar al tanto de cada cosa del viaje por más chiquita o grande que sea, por querer ayudarme en todo y porque disfrutan de verme felíz por mi sueño y sobre todo: porque están… siempre están!!!

Las amo!

559790_402516569844070_1822534521_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s