Somos como Viajamos

Compartí con nosotros el camino hacia nuestro sueño: viajar en bicicleta por la ruta 40, desde Ushuaia a La Quiaca!!!

CHARLANDO CONMIGO MISMA

Jueves, 23/01/2014:

Es un día nublado y lluvioso de verano. En este momento estoy ocupando físicamente mi puesto de trabajo, pero mi mente se encuentra en otro lugar, algo que durante estos últimos meses me sucede con frecuencia. Mi única ventana al mundo viajero, con la que me desplazo a todos los sitios que quiero con tan sólo un “clic”, se acaba de tildar, justo en medio de la lectura sobre una paradisíaca playa de Colombia. Siento que me agota más estar sentada estirando el brazo para reiniciarla, que lo que sería estar allí, cargando una mochila a mis espaldas y llegando al encuentro de tan mágico lugar.

Sin dudas creo que cansa más estar viviendo una vida cómoda pero alejada de los sueños, que estar viviendo los sueños en sí mismos. Mi mente piensa en mapas, en posibilidades, en alternativas, en sueños, va y viene incansablemente trayendo aventuras, rutas y paisajes. Observo en silencio: mi mente está de viaje, mi ser vibra como si lo estuviera y mi cuerpo físico me pide ir ¿ Por qué no voy? Mi mente y mi espíritu parecen estar esperando a que me una a ellos, en esa aventura de vivir viajando ¿Soy yo misma la que permite esta división interna, la que no obedece a  esta comunión interior de pensar, sentir y accionar tras mis sueños? Y ahí parece de nuevo mi mente, hasta recién en algún sitio lejano disfrutando del aire libre, para recordarme, con cierto aplomo y objetividad, todas las cuestiones que tengo que resolver antes del gran paso. ¿Tan rápido llegaste? Y yo que sentía el impulso de salir corriendo a encontrarte ¿A reencontrarme?. La compu, ya reiniciada, parece estar ansiosa de que cargue todas esas facturas tapadoras de sueños. En medio del caos interior aparece ella, mi conciencia, para ordenar toda aquella mezcla de pensamientos y emociones. Con vos tranquilizadora me pregunta: (claro que sabiendo de ante mano la respuesta)

“¿Tenés un sueño? ¿Le pusiste fecha? Tus acciones de todos los días, por más grandes o pequeñas que sean, te llevan a él?” Mi respuesta: un SI rotundo. “Entonces tranquila, vas bien. Esto también forma parte del camino a tu sueño y hay que transitarlo, ya va a llegar el día de comenzar a vivirlo y si Dios quiere, va a ser justo ese día, ni uno antes, ni uno después.”

Evidentemente la charla con mi interior funciona, inhalo y exhalo profundamente, me relajo… Poco  a poco me reincorporo a mi rutina laboral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s